Visitamos la exposición de Farreras en la galería Lucía Mendoza.

La obra de Francisco Farreras (Barcelona, 1927) supone un diálogo con la materia, con la composición y con la geometría. Partiendo de elementos encontrados, Farreras realiza unas composiciones geométricas (en su mayoría sobre tabla) sencillas pero equilibradas, que aunque nada tengan que ver unas con otras, funcionan a la perfección entre ellas.

Destaca la distribución por la sala, combinando obras de gran formato (como la que encabeza este artículo, “Nº 1058A”) con otras más pequeñas y sutiles, que funcionan igual de bien y logran un delicado equilibrio entre el tamaño y el relieve.

En la muestra, que permanecerá hasta el 25 de abril, Farreras presenta obras nunca expuestas, en las que acerca su manera de ver el arte, sus vías de composición, su poética y su sentido del equilibrio formal al público, y es que es intención del propio artista que las piezas hablen por sí mismas, y que no sea necesaria una guía conceptual detrás.

Francisco Farreras en la galería Lucía Mendoza, Madrid.

Francisco Farreras en la galería Lucía Mendoza, Madrid.

Francisco Farreras en la galería Lucía Mendoza, Madrid.

Francisco Farreras en la galería Lucía Mendoza, Madrid.

Francisco Farreras en la galería Lucía Mendoza, Madrid.

Francisco Farreras en la galería Lucía Mendoza, Madrid.

Francisco Farreras en la galería Lucía Mendoza, Madrid.

Francisco Farreras en la galería Lucía Mendoza, Madrid.

Francisco Farreras en la galería Lucía Mendoza, Madrid.